Indhira Serrano dictando charla

Conferencia Reconstruyendo imaginarios

RECONSTRUYENDO IMAGINARIOS LA MUJER AFRO EN Latinoamérica

CONFERENCISTA: INDHIRA SERRANO (ACTRIZ Y GESTORA SOCIAL)

RECONSTRUYENDO IMAGINARIOS
LA MUJER AFRO EN Latinoamérica

CONFERENCISTA: INDHIRA SERRANO (ACTRIZ Y GESTORA SOCIAL)

 ANÁLISIS Y PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA: 

 En la búsqueda de la felicidad, de la realización personal y profesional y 

de la identidad, la mujer afro tiene que enfrentarse día a día a grandes 

retos, Hay retos externos como la discriminación, la descalificación, la 

pobreza, el acceso limitado a la educación, costumbres familiares 

contraproducentes, etc y retos internos resultado de los

anteriores como La falta de autoestima, la autocompasión, la apatía y el 

resentimiento.

Las mujeres deben ser capaces de identificar estos retos, de reconocer 

cuales están en capacidad de cambiar desde su ser, cuales desde su 

entorno y cuales desde las instituciones que rigen sus vidas.

OBJETIVOS:

1. Crear un nuevo espacio para el auto-reconocimiento de la mujer

afrocolombiana como ser individual en capacidad de tomar sus propias

decisiones y tener el control de su vida y su metas reconociendo las

actitudes, acciones y omisiones propias o extrañas que han sido impuestas

y que perjudican su realización.

2. Propiciar la colaboración entre las mujeres Afro-latinas como medio de

inspiración y fortalecimiento, eliminando la falsa sensación de competencia

dentro de la escasez.

3. Crear y fortalecer espacios de empoderamiento para la mujer

afrocolombiana, descubrir las dinámicas del Merecimiento como una

herramienta de crecimiento.

METODOLOGÍA:

A través de este conversatorio, se guía a las participantes a compartir sus

experiencias, a reflexionar, a cuestionar sus creencias y a encontrar soluciones a los

retos de su vida diaria en relación directa con el hecho de ser una mujer

afro-latina; utilizando temas de gran interés para todas como la percepción

de la belleza, el ámbito profesional, la familia, la relación con el dinero,

la educación, los hombres y el poder.

LINEAS DE ACCIÓN:

AUTORECONOCIMIENTO:

Los Latinoamericanos somos seres completos, complejos, con una rica

herencia multicultural, y la mezcla de nuestras tres etnias principales tiñe cada

aspecto de nuestra vida: la educación, la alimentación, las creencias, la

interacción social, etc.

Si bien es cierto que la orientación euro-céntrica de nuestra educación ha

tratado con cierto éxito de borrar y estigmatizar nuestras otras herencias

creando un grupo mestizo avergonzado de si mismo, también es verdad

que en lo que se refiere al grupo afro-descendiente, los nuevos movimientos

de identificación racial nos obligan en muchos casos a elegir una sola parte de

nuestra herencia, a anhelar un continente que no conocemos y que ya no nos

reconoce como propios, a despreciar otros aspectos de nuestra herencia

imposibles de borrar y a elegir solo una parte de nuestro ser, a identificarnos

con ella y a vivir dentro de los limites de esa parte, como única manera de

reforzar nuestra autoestima y encontrar un espacio propio. Ambos extremos

crean confusión y generan un ruido constante en nuestro interior, una

sensación permanente de estar traicionando una parte de nuestro ser y un

profundo desarraigo.

Es el racismo el que nos ha traído hasta el punto donde estamos y es la

reacción al racismo la que ha generado muchos de los cambios que hemos

tenido hasta hoy.

La evolución natural debe orientarse a dejar de reaccionar y empezar a accionar.

Es en la Interculturalidad que fortalecemos esta nueva consciencia con la que

nos reconocemos y nos presentamos ante el mundo, el respeto por la

diversidad presente en los otros pero principalmente por la que está dentro de

cada uno de nosotros, entendemos que solo reconocernos como

Afrodescendientes con una herencia latina, nos permite crecer en nuestras

fortalezas y combatir nuestras debilidades al enfrentarlas.

En el caso de las mujeres este auto-reconocimiento también incluye el

reconocerse como un ser con derechos que deben ser equitativos a los del

hombre, es en la trampa de la igualdad que la mujer moderna ha naufragado

en muchas ocasiones, porque esta igualdad desconoce las particularidades de

ser mujer.

En el proceso de auto reconocimiento se aborda como tema principal la

dinámica que los miembros de poblaciones vulnerables desarrollan alrededor

del MERECIMIENTO: Los acuerdos comunes sembrados siglos atrás por

grupos dominantes siguen siendo aceptados y practicados a veces de forma

irrefutable, conceptos como “Trabajar muy duro para obtener apenas lo justo”

“Aceptar lo que te den con agradecimiento, no importa que sea poco”

“El éxito es para los otros”

“El dinero es malo” “Salir adelante es difícil” “La mujer tiene que aceptar su

lugar” etc.

Encontaremos algunos de estos acuerdos y se crearan herramientas en

conjunto para empezar a desmontar estos imaginarios.

COLABORACIÓN

La mujer negra se ha acostumbrado a luchar sola, a crecer sola, a guardar para

si misma sus temores y sus sueños. Ha escuchado constantemente que hay

ciertos espacios a los que no puede acceder, por lo tanto debe guardar con celo

el secreto de sus metas y si logra llegar al punto donde empieza a realizarlas,

se le hace creer que una vez entra por esa puerta debe cerrarla cuidadosamente

tras de sí, para que otras mujeres negras no vengan a quitarle el espacio que ha

conseguido con tanto esfuerzo, pues el cupo es limitado. Se reconoce en cada

historia

contada que ha logrado un lugar mas alto en la escalera “a pesar de” y no a

causa de su herencia étnica. Este imaginario -reforzado por los medios de

comunicación y los espacios de poder económico y político- dificulta la

colaboración entre las mujeres afro, evitando que nos reconozcamos las unas a

las otras, que aprendamos de los errores y aciertos de las otras, haciendo

nuestro camino mas largo y difícil, e impidiendo la creación de

emprendimientos conjuntos desde una raíz sana.

EMPODERAMIENTO

En primer lugar, para empoderarnos es necesario entender y aceptar que parte

de nuestro poder nos ha sido arrebatado, no solo el poder en la toma de

decisiones dentro de la sociedad a la que pertenecemos, también el poder

sobre nuestra propia vida. Esta consciencia nos permite empezar de cero,

desde un punto de vista mas real y empezar a conquistar los espacios a los que

tenemos derecho en nuestra búsqueda de la felicidad y la realización

profesional, personal y espiritual. Eliminamos la sensación de “No

pertenezco” y descubrimos que estamos creando un nuevo grupo afro que

tiene en común su multi-culturalidad y que abraza con orgullo su raíz africana

sin olvidar ni despreciar sus otras raíces. que reconoce las debilidades y

fortalezas de cada una de sus herencias. Al abrazar nuestra herencia multi-

cultural dejamos de lado la equivocada sensación de inferioridad que la

orientación euro-céntrica de nuestra sociedad ha reforzado durante siglos y

eliminamos la absurda necesidad de descalificar a otras mujeres usando como

rasero la cantidad de sangre negra que creemos que corre por sus venas,

 

ANÁLISIS DE LA SOLUCIÓN:

Este taller nace como un espacio, en el cual la mujer afrolatina puede hablar,

sin miedo a ser juzgada o minimizada, de todos estos retos que impiden o

retrasan su desarrollo y su realización, la posibilidad de comparar las

diferentes experiencias, escuchar de boca de otros que actitudes, acciones y

omisiones, dañan y destruyen para abrir la oportunidad de cambiar de forma

individual y luego cambiar su entorno.

PÚBLICO:

Mujeres negras y/o afrodescendientes mayores de 15 años de edad,

 

LOCALIZACIÓN:

Este taller puede realizarse en colegios, universidades, comunidades de

mujeres, juntas municipales o cualquier otro espacio donde puedan reunirse

mujeres para tal fin.

 

ELEMENTOS NECESARIOS:

Salón del tamaño adecuado con tablero o cartelera para trabajar.

Cartulinas

Hojas blancas ó Miniblock de notas para todas las participantes.

Boligrafos, Lapices, Marcadores de distintos colores

 ANÁLISIS Y PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA: 

 En la búsqueda de la felicidad, de la 

realización personal y profesional y 

de la identidad, la mujer afro tiene que 

enfrentarse día a día a grandes 

retos, Hay retos externos como la 

discriminación, la descalificación, la 

pobreza, el acceso limitado a

la educación, costumbres familiares 

contraproducentes, etc y retos

internos resultado de los

anteriores como La falta de

autoestima, la  autocompasión, la

apatía y el resentimiento.

Las mujeres deben ser capaces de

identificar estos retos, de reconocer 

cuales están en capacidad de

cambiar desde su ser, cuales desde

su entorno y cuales desde las

instituciones que rigen sus vidas.

OBJETIVOS:

1. Crear un nuevo espacio para el

auto-reconocimiento de la mujer

afrocolombiana como ser individual

en capacidad de tomar sus propias

decisiones y tener el control de su

vida y su metas reconociendo las

actitudes, acciones y omisiones

propias o extrañas que han sido

impuestas y que perjudican su

realización.

2. Propiciar la colaboración entre las

mujeres Afro-latinas como medio de

inspiración y fortalecimiento,

eliminando la falsa sensación de

competencia

dentro de la escasez.

3. Crear y fortalecer espacios de

empoderamiento para la mujer

afrocolombiana, descubrir las

dinámicas del Merecimiento como una

herramienta de crecimiento.

METODOLOGÍA:

A través de este conversatorio, se

guía a las participantes a compartir

susexperiencias, a reflexionar, a

cuestionar sus creencias y a

encontrar soluciones a los

retos de su vida diaria en relación

directa con el hecho de ser una

mujer afro-latina; utilizando temas

de gran interés para todas como la

percepción de la belleza, el ámbito

profesional, la familia, la relación

con el dinero, la educación, los

hombres y el poder.

LINEAS DE ACCIÓN:

AUTORECONOCIMIENTO:

Los Latinoamericanos somos seres

completos, complejos, con una rica

herencia multicultural, y la mezcla

de nuestras tres etnias principales

tiñe cada aspecto de nuestra vida: la

educación, la alimentación, las

creencias, la interacción social, etc.

Si bien es cierto que la orientación

euro-céntrica de nuestra educación

ha tratado con cierto éxito de borrar

y estigmatizar nuestras otras

herencias creando un grupo mestizo

avergonzado de si mismo, también

es verdad que en lo que se refiere al

grupo afro-descendiente, los nuevos

movimientos de identificación racial

nos obligan en muchos casos a elegir

una sola parte de nuestra herencia, a

anhelar un continente que no

conocemos y que ya no nos reconoce

como propios, a despreciar otros

aspectos de nuestra herencia

imposibles de borrar y a elegir solo

una parte de nuestro ser, a

identificarnos con ella y a vivir

dentro de los limites de esa parte,

como única manera de reforzar

nuestra autoestima y encontrar un

espacio propio. Ambos extremos

crean confusión y generan un ruido

constante en nuestro interior, una

sensación permanente de estar

traicionando una parte de nuestro

ser y un profundo desarraigo.

Es el racismo el que nos ha traído

hasta el punto donde estamos y es la

reacción al racismo la que ha

generado muchos de los cambios

que hemos tenido hasta hoy.

La evolución natural debe orientarse

a dejar de reaccionar y empezar a

accionar.

Es en la Interculturalidad que

fortalecemos esta nueva consciencia

con la que nos reconocemos y nos

presentamos ante el mundo, el 

respeto por la diversidad presente

en los otros pero principalmente por

la que está dentro de cada uno de

nosotros, entendemos que solo

reconocernos como

Afrodescendientes con una herencia

latina, nos permite crecer en

nuestras fortalezas y combatir

nuestras debilidades al enfrentarlas.

En el caso de las mujeres este auto-

reconocimiento también incluye el

reconocerse como un ser con

derechos que deben ser equitativos a

los del

hombre, es en la trampa de la

igualdad que la mujer moderna ha

naufragado en muchas ocasiones,

porque esta igualdad desconoce las

particularidades de ser mujer.

En el proceso de auto

reconocimiento se aborda como

tema principal la dinámica que los

miembros de poblaciones

vulnerables desarrollan alrededor

del MERECIMIENTO: Los acuerdos

comunes sembrados siglos atrás por

grupos dominantes siguen siendo

aceptados y practicados a veces de

forma irrefutable, conceptos como

“Trabajar muy duro para obtener

apenas lo justo”

“Aceptar lo que te den con

agradecimiento, no importa que sea

poco”

“El éxito es para los otros”

“El dinero es malo”

“Salir adelante es difícil”

“La mujer tiene que aceptar su lugar” etc.

Encontaremos algunos de estos

acuerdos y se crearan herramientas

en conjunto para empezar a

desmontar estos imaginarios.

COLABORACIÓN

La mujer negra se ha acostumbrado

a luchar sola, a crecer sola, a

guardar para si misma sus temores y

sus sueños. Ha escuchado

constantemente que hay

ciertos espacios a los que no puede

acceder, por lo tanto debe guardar

con celo el secreto de sus metas y si

logra llegar al punto donde empieza

a realizarlas, se le hace creer que

una vez entra por esa puerta debe

cerrarla cuidadosamente tras de sí,

para que otras mujeres negras no

vengan a quitarle el espacio que ha

conseguido con tanto esfuerzo, pues

el cupo es limitado. Se reconoce en

cada historia contada que ha

logrado un lugar mas alto en la

escalera “a pesar de” y no a causa de

su herencia étnica. Este imaginario –

reforzado por los medios de

comunicación y los espacios de

poder económico y político- dificulta

la colaboración entre las mujeres

afro, evitando que nos

reconozcamos las unas a las otras,

que aprendamos de los errores y

aciertos de las otras, haciendo

nuestro camino mas largo y difícil, e

impidiendo la creación de

emprendimientos conjuntos desde

una raíz sana.

EMPODERAMIENTO

En primer lugar, para

empoderarnos es necesario

entender y aceptar que parte

de nuestro poder nos ha sido

arrebatado, no solo el poder en la

toma de decisiones dentro de la

sociedad a la que pertenecemos,

también el podersobre nuestra

propia vida. Esta consciencia nos

permite empezar de cero,

desde un punto de vista mas real y

empezar a conquistar los espacios a

los que tenemos derecho en nuestra

búsqueda de la felicidad y la

realización profesional, personal y

espiritual. Eliminamos la sensación

de “No pertenezco” y descubrimos

que estamos creando un nuevo

grupo afro que

tiene en común su multi-

culturalidad y que abraza con

orgullo su raíz africana sin olvidar ni

despreciar sus otras raíces. que

reconoce las debilidades y fortalezas

de cada una de sus herencias. Al

abrazar nuestra herencia multi-

cultural dejamos de lado la

equivocada sensación de

inferioridad que la orientación euro-

céntrica de nuestra sociedad ha

reforzado durante siglos y

eliminamos la absurda necesidad de

descalificar a otras mujeres usando

como rasero la cantidad de sangre

negra que creemos que corre por sus

venas.

 

ANÁLISIS DE LA SOLUCIÓN:

Este taller nace como un espacio, en

el cual la mujer afrolatina puede

hablar, sin miedo a ser juzgada o

minimizada, de todos estos retos

que impiden o retrasan su

desarrollo y su realización, la

posibilidad de comparar las

diferentes experiencias, escuchar de

boca de otros que actitudes,

acciones y omisiones, dañan y

destruyen para abrir la oportunidad

de cambiar de forma individual y

luego cambiar su entorno.

PÚBLICO:

Mujeres negras y/o

afrodescendientes mayores de 15

años de edad

 

LOCALIZACIÓN:

Este taller puede realizarse en

colegios, universidades,

comunidades de

mujeres, juntas municipales o

cualquier otro espacio donde

puedan reunirse mujeres para tal fin.

 

ELEMENTOS NECESARIOS:

Salón del tamaño adecuado con

tablero o cartelera para trabajar.

Cartulinas

Hojas blancas ó Miniblock de notas

para todas las participantes.

Boligrafos, Lapices, Marcadores de

distintos colores